Una pirámide no es una montaña.

En términos de simbolismo, una montaña no puede ser equiparada a una pirámide.

Son muchas las diferencias, la principal, es que las montañas acogen una gran diversidad de vida vegetal y animal, y solo en las cúspides más altas ésta “desaparece” o se hace difícil; por contra, en las pirámides solo pueden hallarse y con escasez, reptiles, insectos, ratas y murciélagos, también en su modalidad “sapiens”.

“Batalla ante las pirámides” (1798-99) de François Louis Joseph Watteau, conocido como el “Watteau de Lille” (1758 – 1823)

François-Louis-Joseph Watteau - batalla_ante_las_piramides_1798-99

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en El Bien y el Mal, Sabiduría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s