La vanidad de las vanidades.

DIOS es el único INICIADOR.

Ningún humano selecciona aspirantes, purifica, pone a prueba, enseña y otorga lo divino.

Pretender lo contrario es la mayor, más ofensiva y execrable vanidad de entre las vanidades.

El propio “diablo” reconoció su preferencia por el pecado de vanidad, en la piel del actor Al Pacino y en la última escena de “Pactar con el diablo”:

” ¡ Ah la vanidad, mi pecado favorito ! ”

“Ceremonia de Iniciación en una Logia” (1782) del pintor austriaco Ignaz Unterberger, , en el que a la derecha y en primer término de negro y con espadín aparece Mozart.

 
Meeting of the Masonic Lodge Vienna 18th century
 
Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en DIOS, El Bien y el Mal, Sabiduría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s