Débil pero cruel.

“Débil, digno de piedad, pero ávido y cruel, el humano atribuye siempre a otros o a las circunstancias la responsabilidad de sus fracasos. Todo y todo el mundo son los culpables, salvo él mismo. En ese frenesí de reproches, llega igualmente a reprochar a Jesús de Nazareth, no haber efectivamente salvado a la Humanidad”

Boris Mouravieff, Gnosis

La intención de la cita y de la imagen es apelar a la reflexión acerca de nuestra nimiedad como individuos y que en lugar de perfeccionar la colaboración y el cuidado entre nosotros, hemos optado por el individualismo y una carrera demencial por alcanzar las mejores posiciones a costa de que otros nos impulsen y sostengan. Del trabajo, de la labor, no nos libraremos, pero hay una forma verdaderamente INTELIGENTE, que implica sabiduría, equidad y bien, de organizarnos para que todos y cada uno de los “recien llegados” a este planeta, puedan mediante sus capacidades tener una existencia digna y contribuir al bien común. Esto no es ideología, ni tampoco utopía, es simplemente VERDAD.

El humano resentido se convierte en una “bestia” para si y para los demás.

“Pala y leche” (1884) del pintor italiano Teofilo Patini (1840-1906)

“Pala y leche” (1884) del pintor italiano Teofilo Patini (1840-1906)

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Sabiduría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s