Reconocerse hijo pródigo.

DIOS se basta a si mismo para “despertar” a quien debe ser despertado, para intruirlo y someterlo a la disciplina que hará de él un HOMBRE (varón  o mujer).

Las Iglesias y Escuelas proveen  de “apoyos”, enseñan las primeras “letras y reglas” y a dar los primeros “pasos”, pero a CRECER, FORMARSE Y CAMINAR RECTO Y LIBRE es un asunto entre DIOS PADRE y cada uno de sus hijos pródigos.

Por tanto, lo primero a reconocer y reconocerse, es como HIJO PRÓDIGO, como un indigente espiritual, que hastiado de perseguir ambiciones y placeres terrenales, comprende con lucidez que solo en la  Virtud y la Rectitud hallará la verdadera Felicidad. En esto consiste la verdadera humildad, en rendir el  yo egoico, la personalidad, al Yo divino en uno mismo, el Yo Real, el Espíritu, el Ser.

Imagen: “El regreso del hijo prodigo” de Pompeo Batoni

Pompeo Batoni - El regreso del hijo prodigo -

“El regreso del hijo prodigo” de Pompeo Batoni

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Sabiduría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s