Las verdaderas Posesiones y Poderes.

POTENCIA . Del lat. potentia.
1. f. Capacidad para ejecutar algo o producir un efecto. 2. f. Capacidad generativa

 

Las verdaderas Posesiones y Poderes, no pertenecen a la naturaleza material, son Potencias, que deben adquirirse de forma permanente, y que una vez cristalizadas, se conservan eternamente, porque DIOS construye con cimientos inmutables e indestructibles, y son:

VIRTUD (virtudes), potencias ético-morales absolutas. El significado esencial de  Ética-Ethikos (griego) y Moral–Moralis (latín) es el mismo. De entre las Virtudes, la más “preciosa” es la Caridad, el Amor Fraternal, el Cuidado de todos y todo, el Dar y Darse sin condiciones, “porque si no poseo Caridad, nada soy, ni nada tengo”. (1ª Carta de Pablo a los Corintios, 13)

GNOSIS, potencia para adquirir el Conocimiento de la Verdad Absoluta.

SABIDURÍA, potencia para actuar y conducirse con acierto y rectitud absolutas.

VOLUNTAD, potencia impulsora hacia la Perfección Absoluta.

INTELIGENCIA, potencia para penetrar, identificar, conocer , entender y comprender la esencia de los seres, las cosas y sus manifestaciones.

CONCIENCIA, la Posesión, el Poder y la Potencia por excelencia, el YO Divino.

Cuando estas potencias se manifiestan en

VERACIDAD   –    RECTITUD    –   LUCIDEZ

da como resultado el 9, el Hombre Perfecto que en comunión con DIOS, alcanza la divinidad, el 10, el Andrógino Divino, el dios hijo de DIOS.

El  Hombre (varón o mujer) perfecto, el Hombre Celeste, el Hombre Hijo de DIOS, el Adán primigenio, cuyo arquetipo actual es Jesús el Cristo,  vencedor sobre el Adversario del Hombre, Satán y sus legiones, y quien para recuperar su herencia divina completa, entrega su Espíritu al PADRE: “Padre en tus manos encomiendo mi Espíritu”.

El Hombre original es un dios, que cayó en el gran error y pecado de los dioses, la Soberbia, que le hizo caer en la materia para ser esclavizado por Satán,  de quien para liberarse, deberá combatir más allá de sus fuerzas, sumido en una enorme desigualdad, contando solo con una ínfima porción de su divinidad, de una chispa, que deberá convertir en un Fuego en el que fundir al propio Satán.

Las seis potencias citadas se relacionan entre sí, son interdependientes, se interpenetran, se impulsan, se interactivan, se equilibran, una sin las otras no se consolida.

Se precisa:

La Virtud de la Gnosis y de la Sabiduría.
La Gnosis de la Virtud y de la Sabiduría.
La Sabiduría de la Virtud y de la Gnosis.

La Virtud de la Voluntad, de la Inteligencia y de la Conciencia.
La Gnosis de la Voluntad, de la Inteligencia y de la Conciencia.
La Sabiduría de la Voluntad, de la Inteligencia y de la Conciencia.

La Voluntad de la Virtud, de la Gnosis y de la Sabiduría.
La Inteligencia de la Virtud, de la Gnosis y de la Sabiduría.
La Conciencia de la Virtud, de la Gnosis y de la Sabiduría.

La Voluntad de la Inteligencia y de la Conciencia.
La Inteligencia de la Voluntad y de la Conciencia.
La Conciencia de la Voluntad y de la Inteligencia.

El número 12 simbólicamente se asocia con la Perfección.

El Arcano cabalístico 12, el “Apostolado”, también conocido como el “Colgado” que atado de pies y manos queda “bloqueado” y sometido a un férreo acrisolamiento, simboliza el propio Prometeo encadenado, que solo puede ser liberado por el también propio Hércules, quien con ello realiza uno de sus doce “trabajos”, para completar la GRAN OBRA ALQUIMICA y obtener la PIEDRA FILOSOFAL, el propio Cristo. Se relaciona con las pruebas, sacrificios, renuncias, privaciones, dolor, combate interior, “sufrimiento” del Alma disciplinándose hasta doblegar la personalidad terrenal (ego-ista) y mutarla en individualidad espiritual, hasta la “Muerte” (Arcano 13) y posterior Resurrección plena y gloriosa del Ser: “La noche ha pasado y llegado el nuevo día, vístete pues con las Armas de la Luz”.

Hércules es el símbolo del Artista que emplea el “Mercurio Filosófico” para realizar esta ÚNICA Y GRAN OBRA:

“Aquel que sabrá convertir nuestra tierra en agua, esa agua en aire, ese aire en fuego y ese fuego en tierra, poseerá el magisterio de Hermes, que no es otro que la Piedra Filosofal”.

¿Hay algo más importante, trascendental, valioso, glorioso y gozoso a lo que consagrarse?.

 

“Le respondieron los judíos: «No queremos apedrearte por ninguna obra buena, sino por una blasfemia y porque tú, siendo hombre, te haces a ti mismo Dios.» Jesús les respondió: «¿No está escrito en vuestra Ley: Yo he dicho: dioses sois. Si llama dioses a aquellos a quienes se dirigió la Palabra de Dios – y no puede fallar la Escritura –  a aquel a quien el Padre ha santificado y enviado al mundo, ¿cómo le decís que blasfema por haber dicho: “Yo soy Hijo de Dios”?”

Juan, 10, 34-36

Imagen: El Hércules/Heracles que forma parte de la Colección del Cardenal Alejandro Farnesio, es una copia romana en mármol de comienzos del siglo III, obra del escultor ateniense Glicón.

.
 
 
Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en En clave de SOL, Sabiduría, Verdad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s