Titulados y “titulados”.

Como DIOS no otorga “títulos” a sus Hijos, los titulados de este mundo no les conceden la menor credibilidad, y aprovechan cualquier oportunidad para burlarse y despreciarlos. Si el “Titulado” de DIOS los pone en evidencia y hace peligrar su status, entonces, lo “crucifican”.

“Si adquirimos títulos, grados y diplomas de vanidad en el mundo, Dios nos cerrará enseguida el espíritu y el corazón a su revelación grandiosa, y nos dejará pudrir en el orgullo y en la muerte sin socorro. Huyamos más de los sabios y de los intelectuales impíos que de nadie, pues no les basta con estar muertos de espíritu y de corazón, también esparcen a su alrededor la muerte en el espíritu y en el corazón de los creyentes.”

vers. 20 y 20′, libro XVII – El Tiempo, de El Mensaje Reencontrado, Louis Cattiaux

 

Imagen: Heinrich Hoffmann, Jesús a los doce años en el Templo.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en DIOS, En clave de SOL, Sabiduría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s