Él podría pasearse, nadie le reconocería.

Jesús Cristo podría pasearse tranquilamente por todo este mundo sin temer que le pidan hacerse un selfie, nadie le reconocería.

Para poder reconocer a Cristo, un alma debe haber adquirido un sensorium que le permita conocer y reconocer la Luz más pura; pero una ceguera recalcitrante se lo impide.  

“Jesucristo cura a un ciego” de Nicolas Poussin

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en DIOS, En clave de SOL, Religión. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s