La Conciencia Una, DIOS

La Voz de la Conciencia

Es el juicio, la voz de la conciencia
cual infierno del ser, cuyo suplicio
devora con su fuego todo vicio,
condena y ejecuta sin clemencia.

Miente quien dice que hay una indulgencia.
Miente quien dice: Dios asiste al juicio.
El dolor del saber es beneficio
cuando el dolor ilustra a la inocencia.

La voz interna es la vestal que atiza
el fuego del altar y que realiza
la conversión del vil metal en oro.

La voz interna de inefables goces,
es la música suave de los dioses
y el cantar de los ángeles en coro.

Jorge Elías Adoum

****

Para una mejor comprensión de este texto recomiendo leer  Consciencia y Conciencia.

El Ser, que tiene su “sede” en el corazón, es una “chispa y semilla”, una fractalización infinitesimal del SER de Seres, DIOS, el ALTÍSIMO; como tal precisa de un “nacimiento” en el Alma, en y de la cual se halla revestido, y una vez desarrollado, se unirá al Alma como regente, para manifestarse plenamente en pensamiento, sentimiento, palabra y obra como Hijo de DIOS.

Para los cristianos, entre quienes me incluyo, el Ser es el Cristo, el Intimo, que se haya latente en el corazón.

Quien está empoderado de su Ser sabe, no alberga duda alguna, que es Hijo de DIOS; para los demás, todavía es un “tema a demostrar”, pero su convicción no vendrá jamás como consecuencia de pruebas empíricas sino de la experiencia en si de su Presencia.

Cuando el Alma no atiende, no considera la voz del Espíritu-Ser, es “presa” fácil de los múltiples yoes de la personalidad, que la mantienen en constantes desequilibrios y discordias consigo y con los demás. He aquí la causa principal y oculta de la enfermedad y el envejecimiento prematuro,  ya que esta desarmonía produce la pérdida de energía vital y el debilitamiento del sistema inmunitario.

No deseo entrar  en  más y profundas consideraciones metafísicas, porque me apartaría del objetivo principal del presente texto.

DIOS, el Altísimo, el SER del cual emanaron todos los Seres, es por “lógica” la Conciencia, Inteligencia y Voluntad primigenias, el SER que da Origen a Todo.

No existe una conciencia particular, subjetiva, y por tanto susceptible de interpretación personal (de la personalidad); la propia conciencia es la Conciencia Una del SER de Seres, DIOS, en el propio Ser ( “Yo y el Padre somos uno” Evangelio de Juan, 10, 30), que aconseja y guía a cada uno acorde a su estado, situación y circunstancias, apelando clara y absolutamente a conducirse de forma virtuosa y recta; y cuando los propios actos afectan al prójimo, advierte e impele a que prevalezca el cuidado, interés y derecho del prójimo sobre el propio.

Un hecho ilustrativo.

Me encuentro sentado en un parque público.

De repente llama mi  atención una discusión entre un grupo de niños, son 6, cuatro niños y dos niñas, cuyas edades deben estar entre los 6 y los 9 años.

Uno de ellos agarra firmemente lo que parece ser un juguete.

Me acerco “disimuladamente”.

“Ahora juego yo porque es mío” . Dice el poseedor, que es el más alto y parece también el mayor.

“Después mi hermano, después tú, tú , tú y tú”, señalando con el dedo.

“Pero tú ya has jugado más que nosotros” , dice una de las niñas.

“Es igual, es mío y ya está, si no te gusta, vete”.

“A mi me da igual jugar después, puedes jugar tú primera”, habla el más pequeño, y deduzco  que es el hermano de quien se erije en juez.

“Esto no es justo” “Eres un abusón” “¿Para qué lo has traído, para presumir?” “Ya no quiero ser tu amigo”, dicen atropelladamente los otros cuatro.

Intervengo.

“Hola, me llamo Samuel, os he estado viendo y escuchando, ¿me dejáis que os ayude?”

Me miran y se miran, medio sorprendidos, medio irritados.

“¿Ayudar? ¡ No necesitamos ayuda! Y además, ¿en qué nos va a ayudar?”. Dice el mayor .

“Pues a resolver vuestra discusión de modo que todos estéis contentos y acabéis siendo más amigos.”

Todos ponen cara de estar frente a un “loco”.

“Vamos a ver, tú parece que eres el  dueño de este juguete, ¿no?”. Dirigiéndome al mayor.

“Sí, es mío, mío y de mi hermano”, señalándole .

“Bien, y dime ¿por qué lo has traído al parque y enseñado a tus amigos?

“Para que lo vean y dejarles jugar.”.

“¿Solo?”

“Bueno, también por…. otras cosas”.

“Vale, no necesito que me digas esas otras cosas, basta con que lo reconozcas. ¿Puedo ver el juguete?”. Me lo entrega.

“Vaya, qué interesante, y cuantos botones. Dime, si el juguete es vuestro, y vosotros lo tenéis a vuestra disposición siempre que queráis, y lo has traído aquí para enseñárselo a tus amigos y jugar,  ¿quién crees que debería tener más oportunidades de disfrutar del mismo durante este rato?”

“Ellos”. Contesta cabizbajo pero señalando a sus amigos.

“¿Y vosotros, cómo vais a distribuir el uso del juguete, que vuestro amigo os deja?

“Pues, un ratito cada uno”,

“Yo no necesito usarlo, podéis hacerlo vosotros”, dice el más pequeño.

“Tened, podéis usarlo todo el tiempo mientras nuestra madre no nos llame para ir a casa, mañana lo traeré otra vez”, dice el mayor, sonriéndole a una de las niñas.

****

El “conflicto” descrito fué sencillo de resolver, porque eran niños y no  están totalmente  regidos por la personalidad, mantienen todavía su  conexión con la conciencia y la acatan dócilmente. La conciencia de estos niños actuó como una sola conciencia, tan pronto se conectaron con ella, ésta consensuó en pro de todos, de la forma más equitativa y justa.

La Conciencia Una actuando en cada niño, en y desde su corazón, condujo a  consensuar y resolver en el reconocimiento de la verdad, el respeto y derecho de cada uno.

Siempre fué así,  es así y será así. Somos nosotros, los adultos actuando desde nuestra “hipervalorada” personalidad, el No-Ser, quienes permaneciendo sordos, negando o despreciando la voz de nuestra  conciencia, que considera y advierte sobre nuestros  actos en relación a los demás, optamos y nos  justificamos en las “razones”  que nos da para satisfacer nuestro particular beneficio y/o objetivo.

Los adultos, inclusive los padres, bloquean, desvían, cortan, hackean,…, la conexión de los niños con su conciencia, y por ende, con la Conciencia Una, DIOS.

Lo hacen de varias formas, conscientes e inconscientes, pero la más grave y perniciosa de todas, es la MENTIRA consciente por parte de los padres.

Los padres se mienten entre ellos en presencia de sus hijos.

Mienten a sus hijos.

Mienten a terceros, haciendo partícipes y/o cómplices a sus hijos.

Todo ello sustentado en el autoengaño de los padres para “normalizar” la mentira como algo inevitable, e incluso necesaria para la “supervivencia”.

Conciencia y Mentira son incompatibles, radical y absolutamente antagónicas.

A la injerencia, “agresión”, a la conciencia de los niños se refería el Maestro:

“Pero al que escandalice a uno de estos pequeños que creen en mí, más le vale que le cuelguen al cuello una de esas piedras de molino que mueven los asnos, y le hundan en lo profundo del mar.” 

Evangelio Mateo, 18, 6

****

Por todo lo expresado anteriormente.

EXHORTO

Hago una llamada, una súplica, a toda persona religiosa para que intente comprender que Dios es la Conciencia Primigenia, y que Dios-Conciencia no necesita más religión que el altruismo.

Que todos los Libros Sagrados son obra de la mano y el intelecto humano, y que por muy inspirados que hayan sido, no están libres de errores de traducción y/o subjetivas interpretaciones de la fuente original.

Que Dios, El Altísimo, el Incognoscible, el Padre de todos los Espíritus, puso en nosotros una “conexión” divina, la conciencia, para mantenernos siempre en contacto con Él.  Esta conexión no precisa de “routers” intermediarios, es de libre y directo acceso.

El origen de todos lo problemas de la Humanidad, está en la desconexión con su conciencia y por ende con la Conciencia-Dios.
.
corazon-habla
Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en DIOS, En clave de SOL, Espiritualidad, Verdad. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La Conciencia Una, DIOS

  1. Pingback: ¿ Libertad, igualdad y fraternidad ? | La Verdad nos hace libres y da sentido a la vida.

  2. Pingback: “Concienciófono” | La Verdad nos hace libres y da sentido a la vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s