El exilio del gnóstico.

El filósofo y profesor de la Universidad de la Sorbona, Serge Hutin, sintetiza en el opúsculo de su libro LOS GNÓSTICOS, el sentir de aquel que se hace uno en y con su espíritu, mientras avanza en el Conocimiento de los grandes Misterios y suplica cada día al Padre para ser “evacuado” de este mundo.

“Aprisionado, arrojado a un mundo inferior y malévolo, el gnóstico se siente abandonado en el desierto y la desolación, víctima de una inmensa y terrible soledad; aspira desesperadamente a un más allá del mundo, a un dominio que concibe como el de la verdadera vida, el de la libertad y la plenitud. Somos, y ésta es una de las palabras claves de la Gnosis, ajenos al mundo, y el mundo nos es ajeno. El gnóstico descubre que por su esencia originaria pertenece a un más allá y a la raza (génos) de los Elegidos o Inquebrantables, de los seres superiores, hipercósmicos. Si se siente fuera de su patria, exiliado en el mundo terrenal, es porque experimenta la nostalgia lacerante de la patria original de la que ha caído”.

camino_solo_con_mi_guitarra

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en DIOS, En clave de SOL, Espiritualidad, Varones y Mujeres., Verdad y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s