“In God and Devil we trust”.

American hegemony

Estados Unidos, la nación todopoderosa, cuyas gentes han apelado siempre a Dios y a Jesús Cristo, intensa y notoriamente, para lograr sus metas personales y colectivas, paradójicamente también fueron y son instrumento del Padre de la Mentira.

“Vosotros sois de vuestro padre el diablo y queréis cumplir los deseos de vuestro padre. Este era homicida desde el principio, y no se mantuvo en la verdad, porque no hay verdad en él; cuando dice la mentira, dice lo que le sale de dentro, porque es mentiroso y padre de la mentira.”  Evangelio de Juan, 8, 44

Esto ha sido así, debido a la conjunción en la psiqué de ese pueblo, de una inmadura ingenuidad, un cultivado orgullo y una inmanente ambición, que han sido perversamente manipulados por sus “élites”.

Inmadura ingenuidad, que les lleva a creerse sin apenas dudas, “las buenas palabras e intenciones” de sus líderes; cultivado orgullo que alimenta sus sentimientos e imagen de “superioridad”; e inmanente ambición, porque quien más o quien menos, persigue el gran “sueño americano” de alcanzar poder, riqueza y fama, como objetivo central de su existencia.

Cuando todo ello se mezcla con la religión, da como resultado ese engendro conocido como Teología de la Prosperidad que consiste en “sacralizar” la riqueza y el éxito en los negocios como dones otorgados por Dios.

Esas élites consiguieron y consiguen convencerles de que actos malévolos y crueles, absolutamente inaceptables e incompatibles con el mensaje de Jesús Cristo, están justificados. ¿ Será porque esas élites, en su mayoría, están “emparentados” con aquellos que le condenaron ?

Una nación en la que sus líderes políticos, empresariales, sociales y religiosos , han sido fervientes creyentes y practicantes del cristianismo o del judaísmo, cuyos credos confiesan más del 90 % de la población; pero que no ha erradicado la violencia, la codicia y la lujuria de su sociedad,  al contrario, se cultivan mediante apología, aceptación o tolerancia en todos los medios de comunicación, y difunden en todo el mundo a través de sus poderosas corporaciones mediáticas.

Para comprobarlo, basta con hacer zapping en nuestro televisor durante la noche y visualizar las películas que se emiten, casi todas “made in usa”. Películas con títulos que incorporan las palabras: venganza, muerte, asesinato, traición, o similares, son lo habitual. Los estadounidenses aceptan la violencia con la misma naturalidad que el pan de cada día.

Otra bien distinta sería la historia del siglo XX , si esa extraordinaria nación hubiese respetado el mandamiento de Jesús Cristo: “Amaos los unos a los otros”; o al menos, en su versión pasiva: “No colabores en hacer a los demás, lo que no desees para tí “.

Por todo ello y mucho más, que creo innecesario detallar, el lema del símbolo más conocido del poder estadounidense, su billete de dolar, debería ser “In God and Devil we trust” (En Dios y el Diablo confiamos).

Claro que España, en otro tiempo paladín del catolicismo, no fué menos. Al igual que el anglicano Reino Unido y la luterana Alemania.

Cuatro potencias declaradamente defensoras de los valores cristianos, que han servido tanto o más al Anticristo que a Cristo.

ACLARACIÓN.- He usado el recurso de sinécdoque (tomar la parte por el todo), para “tocar” el corazón y el pensamiento de todos los estadounidenses, incluso el de aquellos que saben discernir al falso dios del verdadero.

14 febrero 2015.

Una reciente noticia acerca de las luchas internas en el Vaticano, me impele a incluir una alerta sincera a los estadounidenses que lean este texto. Se trata del Cardenal Raymond Burke que lidera el frente de la jerarquía católica que se opone a las reformas que está realizando el Papa Francisco. Como creo que una imagen vale por mil palabras, invito a mis lectores que vean el siguiente enlace de Google en el que se facilitan imágenes del Cardenal Burke. Quien no vea el real ser de este cardenal, es que sufre ceguera espiritual.

raymond-burke-13

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Economia, El Bien y el Mal, Globalización. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a “In God and Devil we trust”.

  1. Tanya dijo:

    Si quieres ser superior tienes que empezar por creer que lo eres y creer que tienes derecho a destruir todo lo que no esté en tus planes. Eso no es filosofía, ni religión, ni esoterismo. Es la enseñanza práctica que deja la historia, hasta donde es posible tener noticias del pasado. Para destruir sin pruritos todo lo que no esté en tus planes necesitas erradicar de tu mente todo espacio para conmiseración y duda. Es decir necesitas edificar un aparato de fé colectiva estructurado para esos fines.

  2. David dijo:

    ESO ES CONOCIDO ENTRE LA JUDERIA ORTODOXA COMO SIONISMO.

    • David dijo:

      Que es lo opuesto al objetivo de unificar el criterio espiritual. La premisa sionista es “Divide et Impera” en contraste de la premisa fundamental Judía Ortodoxa que promueve la ultima fase de la evolución espiritual que es: “Reúne y Lidera”

      • Editor dijo:

        Gracias David por su aportación. No cabe duda que Vd “sabe”, pero lo que me gustaría que el pueblo judío respondiera es ¿ Con quién está ? ¿Con Dios o con el Diablo? Porque los hechos que el gobierno de Israel protagoniza ya dan una respuesta por si mismos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s