Bien que ven y saben, y más que todavía callan

Y dijo Jesús: «Para un juicio he venido a este mundo: para que los que no ven, vean; y los que ven, se vuelvan ciegos.»

Algunos fariseos que estaban con él oyeron esto y le dijeron: «Es que también nosotros somos ciegos?»

Jesús les respondió: Si fuerais ciegos, no tendríais pecado; pero, como decís: “Vemos” vuestro pecado permanece.»

Evangelio de Juan, cap 9, vers. 39-41.    Leer todo el cap. 9

Si algo queda de veracidad y coraje, en el alma de los jerarcas y dirigentes de las iglesias que se denominan cristianas, no tardarían ni una semana en reconocer el  pecado que arrastran desde hace más de dos mil años.

Los modernos fariseos son todos aquellos que habiéndose autoproclamado “representantes” de Jesús Cristo, optan por la cómoda y cobarde declaración de condena de las mentiras, abusos e injusticias, en lugar de la acción valiente y radical del “combate”.

Como ejemplo, en relación a las consecuencias de la todavía crisis financiera, no se han atrevido a expulsar o excomulgar a sus causantes, a  todo banquero y bancario católico, ortodoxo, protestante o copto que palmariamente haya provocado ruina y sufrimiento. La lista  es larga.

Muchos pensarán que a los banqueros les daría igual,  que se reirían, y que además se atreverían a recuperar su “honra” usando los medios jurídicos que tan bien conocen y resultado les dan. Pero no se trata de su desprecio, pues ellos en sí, son despreciables; sino de hacer saber a los justos de qué lado está la Iglesia de Pedro, o lo que queda de ella.

640px-Incidente_Templo

¿ Acaso cree el Papa Francisco que haber conseguido reunir a 6 millones de filipinos le legitima para seguir “amansándoles”, y que pasen por esta existencia sin sublevarse a la espera de una “recompensa en el más allá” ?

Papa Francisco, si se encontrara frente a frente con Jesús Cristo, le reprendería:

“¡Qué gran pecador eres,  pues tú, más y mejor que tus antecesores, ves y conoces la Verdad, la verdad acerca de la historia de la Humanidad, quienes han estado en la sombra,  y el porqué la injusticia sigue campando a sus anchas!”.

No lo son menos, el Patriarca de la Iglesia Ortodoxa, el Papa Copto y los Pastores Mayores de las iglesias protestantes y evangélicas.

Al día siguiente de que los medios de comunicación informasen, que 85 personas poseían la misma riqueza que 3.570 millones, todos los jerarcas cristianos deberían haber hecho una declaración breve  y conjunta, cuyo contenido debería haber sido, más o menos, así:

” Todas las Iglesias que seguimos a Jesús Cristo proclamamos, que desde hoy todos nuestros esfuerzos y recursos ya no estarán encaminados hacia el Cielo sino hacia la Tierra, que trabajaremos unidos para devolver a los habitantes de este planeta, la dignidad que les ha sido arrebatada desde hace milenios por unos pocos, que no son ni nunca serán hijos de Dios”.

¡¡JERARCAS DE LAS IGLESIAS, DEJAD DE PROTEGER AL DIOS DINERO MANTENIENDO A CRISTO CRUCIFICADO!!

Leer entrada relacionada  Las jerarquías eclesiásticas

dinero-y-religión

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en El Bien y el Mal, Religión, Sabiduría, Vaticano, Verdad y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s