La Justicia es hija del dolor, no del intelecto.

“La justicia es hija del dolor: sólo puede administrarla aquél que se baña diariamente con la sangre del corazón.

La justicia es río de la vida: sólo puede contemplarla aquél que yace sentado en la orilla de la Eternidad.

Los legisladores no oyen el grito del miserable porque sus oídos están ensordecidos por el ruido de las leyes; solo el dolorido, el crucificado por la culpa ajena, puede formar de su cruz una balanza justa y fiel. ”    Jorge Elías Adoum

La injusticia que reina en el mundo es en gran  parte responsabilidad de aquellos que creen ser jueces por el mero hecho de obtener un diploma. Ello, unido a una corta y escasa experiencia y conocimiento de la vida, más allá de la universidad y el tribunal, al obtener la titulación y la acreditación en su juventud, hace que se entregue un gran poder a personas con insuficiente “curriculum vitae” (carrera de vida) acerca de las debilidades y limitaciones humanas, tanto propias como del prójimo. Ningún juez debería ejercer con una edad inferior a 49 años, siete  septenios.

Es característica común entre muchos jueces, la soberbia, que es fácil detectar al observar el modo en que se muestran y se expresan. Una soberbia que se delata en los signos que indican su “superioridad” sobre el resto de los mortales, sus rituales, discursos grandilocuentes, y elitistas gestos y poses.

Los jueces calificados como brillantes, son aquellos que saben hacer mejores malabarismos intelectuales para justificar sus sentencias en leyes y jurisprudencias; no aquellos que son incansables e inquebrantables para que sea descubierto todo lo oculto y develado todo lo secreto.

Los jueces humanos conocen las leyes humanas, pero olvidan, soslayan o menosprecian las leyes divinas. ¿Soberbia?. No, contestarán, pues la existencia de Dios es una cuestión de creencia personal que en nada debe afectar al ejercicio de su “poder”, Y en todo caso, si yerran otros jueces enmiendan lo errado.

No hay paz en el mundo porque no hay verdadera justicia, y en ello, sus más altos servidores no pueden eludir su responsabilidad por activa o por pasiva colaboración.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Justicia. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s