Infinitamente estúpidos, obstinadamente soberbios

Si Albert Einstein viviera en nuestros días, habría terminado de forma absoluta con sus dudas acerca de la infinitud del Universo y de la estupidez humana.

Para que nadie se sienta ofendido, lo primero es recordar el significado de estupidez que según la Real Academia de la Lengua define como “torpeza notable en comprender las cosas”.

Durante el siglo XX y en mayor medida tras la Segunda  Guerra  Mundial, el que se hace llamar (pero que no se conoce a si mismo) “hombre” , ha logrado merced a su intelecto un progreso científico y técnico maravilloso y paradójico. Es realmente una maravilla el incontable número de soluciones creadas para resolver problemas y deficiencias que nosotros mismos nos hemos generado, lo cual es una tragicómica paradoja.

Por ejemplo, hoy en día podemos insertar una pierna o brazo biónico en una persona que sufrió una amputación como consecuencia de un accidente o una guerra, y seguramente en pocos años conseguiremos que esos miembros artificiales se perfeccionen hasta “asemejarse” a los naturales. La cuestión es si también lograremos erradicar las causas que provocan esas mutilaciones.

Los accidentes y las guerras son consecuencia de no estar conectados, unificados y conducidos con, en y por la Conciencia Una del Ser.

Somos así, nos gusta alardear de nuestro progreso, despreciando que desde la más ignota antigüedad se nos ha enseñado que  podríamos evitarnos éstos y otros males con tan sólo atender la voz interior de la Conciencia Una, que es la de cada uno y la de todos. No existe una conciencia individual, la Conciencia es Una manifestándose en cada persona acorde a su estado, situación y circunstancias.

Si consiguiéramos vivir acorde a la Conciencia Una, no se daría entre nosotros conflicto alguno, ni generaríamos causas que accionaran consecuencias o efectos fatales. Lograríamos resolver todos nuestros problemas y males en un santiamén, pues sabríamos como optimizar y aunar, individual y colectivamente, nuestras aptitudes, capacidades y habilidades. Lograríamos que todos y cada uno de los seres humanos pudiera trabajar y satisfacer dignamente sus necesidades de alimento, vivienda, sanidad y educación. ¿Imposible? Nada es imposible para la Conciencia Una, porque es la Conciencia del Uno, del Absoluto, del Altísimo, del Unico y Verdadero Dios, de la Fuente de la que todo emanó y emana.

Es un hecho que mayoritariamente hemos perdido la capacidad de conectar con el Emisor. Lo peor, es que hemos olvidado, no sabemos, no queremos o no podemos recuperarla porque somos tan infinitamente estúpidos como obstinadamente soberbios.

Seguirá….

frase-la-estupidez-humana-es-la-unica-cosa-que-nos-da-una-idea-del-infinito-ernest-renan

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Psique y Conciencia. y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Infinitamente estúpidos, obstinadamente soberbios

  1. Pingback: El Mal prefiere hacer el “bien”. | La Verdad nos hace libres y da sentido a la vida.

  2. Pingback: El Mal “prefiere” hacer el bien. | La Verdad nos hace libres y da sentido a la vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s