Han perdido el poder de ser amadas…

“Don Mateo sonríe y casi susurrando…

¿ Sabes Samuel ?

Los hombres han dejado de amar a las mujeres. Cada vez hay y habrá menos hombres que amen o puedan amar verdadera e inmutablemente a una mujer.

¿Sabes por qué?

Ellas han perdido el poder de ser amadas.

Un poder que antaño irradiaba en todas ellas con mayor o menor intensidad, un magnetismo que emanaba de la alquimia del corazón bondadoso, la voluntad leal y el misterio del sexo.”

venus_nach_giorgione

23 de agosto.

He esperado unos días porque esta entrada generó, como esperaba, intensa discrepancia.

Don Mateo usó un recurso del lenguaje que se llama sinécdoque, consistente en tomar la parte por el todo, para intensificar un pensamiento o idea.

El grupo de mujeres a las que se refiere Don Mateo, no es menor, es lo suficientemente grande como para que diseminadas entre todo el colectivo femenino haya generado en el hombre la desconfianza.

Lo que la mujer de la que habla Don Mateo no entiende es que su “libertad e igualdad” no se alcanza mediante el pensar, sentir y/o actuar como los hombres; sino en fortalecer, elevar, ennoblecer y divinizar su femineidad.  Una femineidad que nada tiene que ver con los arquetipos que impone el Enemigo a través del Sistema. Un Sistema basado en anteponer el consumidor a la persona y que se beneficia enórmemente,  ya que el alma femenina insatisfecha busca constante compensación y consuelo a través del consumo compulsivo.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Varones y Mujeres.. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Han perdido el poder de ser amadas…

  1. Tomàs dijo:

    Del 15 de mayo al 15 de agosto sin aportaciones al blog. Pensé, o bien que estabas meditando sobre los mensajes que te facilité o bien que tenias una novia. Ahora sé la respuesta.
    Me parece muy injusta la generalización.
    “Donde no hay bastante fe, no hay fe.”

    • Hola Tomás,
      No, no he tenido una novia, y sí, he estado concentrado en una importante etapa del Camino.
      No generalizo, es un hecho. Llevas mucho tiempo desconectado de la vorágine urbana. Es cierto que cuanto más cerca de la naturaleza está una mujer, menos le afecta lo que me dijo Don Mateo.
      Saludos

      Pd.- Eres uno de los pocos hombres afortunados que goza del amor de una mujer, que no es querer, pues por lo general, las mujeres urbanas quieren a sus maridos y aman a sus hijos..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s