Los oscuros.

 

“Ellos trataron de dominar a la humanidad en sus funciones psicológicas y de percepción… a pesar de que vieron que el pensamiento humano era superior al de ellos… Porque de hecho su deleite es amargo y su belleza es depravada. Y su triunfo es en el engaño (apaton), descarriador, pues su propia estructura carece de divinidad”   Evangelio Apócrifo de Juan

“Porque nuestra lucha no es contra la carne y la sangre, sino contra los Principados, contra las Potestades, contra los Dominadores de este mundo tenebroso, contra los Espíritus del Mal que están en las alturas.”   Carta de Pablo a los Efesios, 6, 11

¿ Quienes son ellos ?

Son entidades que para “sobrevivir” se alimentan de la Luz de los seres humanos, de las energía de la chispa divina “escondida” en el alma. Para arrebatarla se han organizado en un sibilino sistema piramidal y han desarrollado enrevesadas técnicas para perturbar el alma a través del miedo y del odio. Ellos engañan, manipulan, desprecian, acusan, alienan, explotan, criminalizan, vician, degeneran, pervierten, intoxican, enferman, empobrecen,…, perturban y desequilibran de mil maneras a los seres humanos, tratándoles como objetos, ganado o recursos. Son malvados, son los oscuros.

Las víctimas de los oscuros son los oscurecidos, los seres humanos que han caído en las trampa-ismos del materialismo, del consumismo y del sectarismo o del fanatismo de credos, ideas, grupos, naciones… Atrapados, insconscientes los más y resignados los menos, aceptan que se les extraigan sus energías. Los oscuros les permiten conservar las suficientes para que se mantengan y sean productivos hasta su muerte.

Hay oscuros invisibles y oscuros visibles.

Los visibles pueden encontrarse en cualquier lugar de nuestro entorno, de apariencia normal para la percepción del común de los humanos, son maestros de la impostura, del camuflaje y del maquillaje internos y externos; sólo la conciencia, el espíritu, el Ser, los percibe y advierte clara e inmediatamente. Sus miradas, sus palabras, sus gestos y sus actos, por muy secretos, ocultos o confusos que sean, son develados y descubiertos por el Ser.

Entre los visibles hay tres jerarquías, cabezas, troncos y miembros.

Los cabezas son “los elegidos entre elegidos”, convencidos de que deben ser servidos por todos los demas y servirse de todo, son el paradigma de la Soberbia, de “la altivez y apetito desordenado de ser preferido a otros” (Real Academia Española de la Lengua). Son los ideólogos, planificadores y directores de sus organizaciones.

El tronco está formado por “elegidos” orgullosos que gestionan y transforman los recursos. Ellos son los obedientes encargados de separar la mayor y mejor parte para los cabezas, quedándose casi todo lo demás para si mismos, excepto una parte que dosifican para sustento y estímulo de los miembros.

Los miembros,  a quienes hacen creer que también son “elegidos”, son los más numerosos y visibles, vanidosos, su misión consiste en apoderarse de los recursos. Creen ser autónomos , sólo perciben una parte del tronco al que están unidos, y nada saben de los cabezas. Los miembros nada sienten o hacen que no sea originado o causado, por los cabezas.

Muchos de los oscuros son notoriamente “atractivos y/o exitosos”,  en ellos se miran millones de imitadores que aspiran a formar parte de su “elitista” comunidad.

Los más “difíciles” de identificar están entre quienen convivimos a diario, compañeros, amigos y familiares.

“Sí, he venido a enfrentar al hombre con su padre, a la hija con su madre, a la nuera con su suegra; y enemigos de cada cual serán los que conviven con él.” Mateo 10, 35.

Entonces, ¿ Hemos de enfrentarnos a ellos ?

No en el sentido carnal, lo que Jesús dijo fué que aquel que le sigue, intensifica su propia Luz,  se hace más luminoso, con ello se protege pero también le hace “más apetecible” para aquellos oscuros cercanos, que provocarán un enfrentamiento. Enfrentamiento que ha de ser eludido, apartándose de su ámbito, pero si no queda otra opción debe “enfrentarse” mediante una inquebrantable resistencia.

“.Por eso, tomad las armas de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y después de haber vencido todo, manteneros firmes. ¡En pie!, pues; ceñida vuestra cintura con la Verdad y revestidos de la Justicia como coraza, calzados los pies con el Celo por el Evangelio de la paz, embrazando siempre el escudo de la Fe, para que podáis apagar con él todos los encendidos dardos del Maligno. Tomad, también, el yelmo de la salvación y la la espada del Espíritu, que es la Palabra de Dios; siempre en oración y súplica, orando en toda ocasión en el Espíritu, velando juntos con perseverancia e intercediendo por todos los santos,”  Carta de Pablo a los Efesios, 6, 13-18

La oscuridad puede sobrevivir en la penumbra, pero nunca en la luz.

*****

A través de mis experiencias he llegado a la conclusión de que existe un Alfa del Mal, una suprema inteligencia conceptiva. Sus manifestaciones en este plano, tan evidentes como sofisticadas, no se explican por la mera creencia de que el mal forma parte de la condición humana. Esa famosa aceptación que oímos siempre: “El ser humano es así”; debería provocar la pregunta: ¿ Así ? ¿ Cómo es así ?.

Sin una plena consciencia del alma fortalecida por la conciencia espiritual, somos facilmente manipulables por entidades oscuras. 
 
Hay una mayoría que camina por la estrecha senda que separa el bien del mal, se justifican a sí mismos y a los demás apelando a “no hay más remedio, la vida es dura, o pisas o te  pisan”. Convencidos de tener el control, de no caer, no quieren darse cuenta de que en esa senda intermedia acaban inclinándose paulatina e imperceptiblemente hacia el Mal, unas veces de manera activa y otras por colaboración pasiva.
 
No hace falta más que asistir a cualquier acto de masas para comprenderlo bien. Todos actúan como guiñoles, saltando y vociferando, impulsados por esas fuerzas oscuras que les roban la energía.
 

.

oscuros

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en El Bien y el Mal. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s