Observarse para transformarse.


Si nos observáramos verdaderamente, percibiríamos nuestras tensiones y hábitos.
Si percibiéramos nuestras tensiones y hábitos, nos liberaríamos y relajaríamos.
Si nos liberáramos y relajáramos, percibiríamos las sensaciones.
Si percibiéramos las sensaciones, recibiríamos impresiones.
Si recibiéramos impresiones, despertaríamos al momento.
Si despertáramos al momento, experimentaríamos la realidad.
Si experimentáramos la realidad, veríamos que no somos nuestra personalidad.
Si viéramos que no somos nuestra personalidad, nos acordaríamos de nosotros mismos.
Si nos acordáramos de nosotros mismos, abandonaríamos nuestro miedo y nuestros apegos.
Si abandonáramos el miedo y las apegos, seríamos tocadas por Dios.
Si fuéramos tocados por Dios, buscaríamos la unión con Él
Si buscáramos la unión con Dios, querríamos lo que Él quiere,
Si quisiéramos lo que Dios quiere, seríamos transformados.
Si fuéramos transformados, el mundo sería transformado.
Si el mundo se transformara, todos retornaríamos a Dios
.

autoobservarse_sombra_luz

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Espiritualidad, Mente y Cerebro, Sabiduría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Observarse para transformarse.

  1. Dios es el todo, es el origen, la fuente, la fe, la obra de su fuerza activa, y generado todo ello por su Santo Amor… “Santiago 4: 5  Por algo dice la Escritura: “Dios ama celosamente el espíritu que ha puesto dentro de nosotros.”
    Todos somos unos fragmentos que pertenecemos a esa gran y Santa Unidad qué es Él el Santo Origen, la Unidad de donde se origino TODO.
    Y debemos comulgar con retornar ha su Santa Voluntad.

  2. Maria dijo:

    Observarse a sí mismo es dificilísimo, es más, yo diría que es hasta imposible.
    El Ego nos muestra una imagen totalmente distorsionada donde para nosotros somos las más maravillosas personas que existen y la parte verdaderamente oscuras nos muestra a la peor persona. Nadie es tan malvado con otra persona como somos nosotros con nosotros mismos.
    Para observarnos necesitamos a los otros, las personas que nos rodean.
    Si de verdad anhelamos llegar a conocernos ,
    descubrir que somos AMOR, que somos DIOS, lo mejor que podemos hacer es quedarnos quietos delante de alguna persona que no soportamos y tener muy claro que todo “eso” que no nos gusta de esa persona es nuestra proyección de nuestro inconsciente.
    Es como si nuestros familiares y amigos se despojaran de su energía y poseyeran nuestro lado oscuro mientras interactúan con nosotros.
    Debido a la falta de Amor tan grande a nosotros mismos es por lo que el lado oscuro permanece y crece dentro nuestro. Si conseguimos Amar nuestra proyección, es decir, si somos capaces de Amar a la persona que nos está mostrando eso que no soportamos podremos conseguir Amar eso dentro nuestro.
    Si conseguimos hacerlo desaparecerá de nuestro interior y la persona dejará de mostrarnos lo que no nos gusta y ahora, puesto que nos amamos más, empezará a cambiar y nos mostrará una parte amable y buena, pues en nuestro interior es lo que hay ahora.
    Si sistemáticamente hacemos este trabajo con todas las personas de nuestro entorno que no son “buenas” con nosotros alcanzaremos muy rápidamente la tan ansiada Meta.
    EL ” Camino” no es fácil pero los auténticos buscadores son capaces de seguirlo.
    ¡ Ánimo, valientes, que la Meta ya casi se ve!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s