El Deber

 

“El hombre honrado es el que mide un derecho por su deber”. Henri D. Lacordaire

” El deber es el conjunto de prescripciones de la ley moral, la regla de conducta del hombre en sus relaciones con sus semejantes y con el Universo entero. Noble y santa figura, se cierne por encima de la humanidad, inspira los grandes sacrificios, las puras abnegaciones y los hermosos entusiasmos. Sonriente para unos, temible para otros, siempre inflexible se alza ante nosotros y nos muestra la escala del progreso cuyas gradas se pierden en las alturas inconmensurables.

El deber no es idéntico para todos. Varía, según nuestra condición y nuestro saber.

Cuanto más nos elevamos, más grandeza, majestad y extensión adquiere a nuestros ojos. Y siempre su culto es dulce y bueno, y la sumisión a sus leyes es fértil en goces íntimos a los que nada puede igualar.

Por muy oscura que sea la condición del hombre, por muy humilde que sea su suerte, el deber domina y ennoblece su vida. A él debemos esa serenidad del Espíritu, esa calma interior, más preciosa que todos los bienes de la Tierra, que podemos gustar hasta en el seno de los sufrimientos, y que nuestro destino debe seguir su línea rigurosa; pero podemos siempre, aun en medio de las tempestades, asegurarnos la paz de la conciencia, la satisfacción que a nosotros mismos brinda el cumplimiento del deber.

El sentimiento del deber echa raíces profundas en todo Espíritu elevado. Éste recorre su camino sin esfuerzo; por una tendencia natural, resultado de los progresos adquiridos, se aparta de las cosas viles y orienta hacia el bien los impulsos de su Ser. El deber se convierte entonces en una obligación de todos los instantes, en la condición misma de la existencia, en un poder al cual nos sentimos indisolublemente ligados, tanto en la vida como en la muerte.

El deber tiene formas múltiples. Existe el deber para con nosotros mismos, que consiste en respetarnos, en gobernarnos con cordura, en no querer, en no realizar sino lo que es digno, útil y bueno. Existe el deber profesional, el cual exige que cumplamos con conciencia las obligaciones de nuestro cargo. Existe el deber social, que nos invita a amar a los hombres, a trabajar por ellos, a servir fielmente a nuestro país y a la humanidad.

La honradez es la esencia misma del hombre moral. En cuanto se aparta de ella, es desgraciado. El hombre honrado hace el bien por el bien, sin buscar aprobación ni recompensa. Ignorando el odio y la venganza, olvida las ofensas y perdona a sus enemigos.

Es bienhechor para todos y caritativo para con los humildes. En todo hombre ve a un hermano, cualquiera sea su país y cualquiera sea su fe. Lleno de tolerancia, respeta las creencias sinceras, disculpa los defectos de los demás, hace resaltar sus virtudes y no murmura nunca. Usa con moderación de los bienes que la vida le concede, los consagra al mejoramiento social, y, en la pobreza, no envidia a nadie.

La honradez ante el mundo no es siempre la honradez según las leyes divinas. La opinión pública tiene su valor; hace más dulce la práctica del bien, pero no se la puede considerar como infalible. El hombre sensato no la desdeña, sin duda; pero cuando es injusta o insuficiente, prescinde de ella y ajusta su deber a una regla más segura. El mérito y la virtud quedan a veces desconocidos en la Tierra y los juicios de la muchedumbre son influidos con frecuencia por sus pasiones y por sus intereses materiales.

Ante todo, el hombre honrado busca su propia estimación y la aprobación de su conciencia.

.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en El Bien y el Mal, Justicia, Sabiduría y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s