Precipitarnos.


Corremos el riesgo de “caer por el precipicio”, de precipitarnos…
Cuando las prisas son las consejeras.

Cuando elegimos sin tener la suficiente visión.

Cuando seguimos el consejo o guía de aquellos que no se conocen a si mismos, y/o no nos conocen, y/o no les conocemos.

Cuando deseamos contentar a los que no ven, que por tanto no entienden y menos comprenden.

Cuando no conocemos a quienes están a nuestro lado.

Cuando nos dejamos llevar por la inconsciencia propia o ajena.

Cuando aún creyendo obrar con conocimiento y consciencia, se olvida o silencia la conciencia.

Sin visión, conocimiento, sinceridad, consciencia y conciencia, cualquier  “camino” que emprendamos nos acercará tarde o temprano a un precipicio. Aunque consigamos avistarlo antes de ponernos en riesgo, gastaremos recursos y tiempo volviendo sobre nuestros pasos hasta hallar una alternativa o la encrucijada de partida. Insensatos o necios seríamos si pretendemos continuar por el borde del precipicio,  un mal paso y nos despeñaremos.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Psique y Conciencia., Sabiduría y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s