¿ Te cansaste ya de mariposear ?


Tiempo atras…
– ¿ Te cansaste ya de mariposear ?.

– ¿ Cómo? ¿ Qué quieres decir ?.

– Lo sabes perfectamente, y no me refiero a tu bella afición de fotografiar mariposas.

– ¿ Mi afición o nuestra afición ?.

– Si, de acuerdo, nuestra afición. Centrémonos en el asunto , te pregunto ¿ si te cansaste ya de ir de flor en flor de conocimientos ?.
Ese afán tuyo de querer saberlo todo, entenderlo todo, comprenderlo todo…; enseñorearte de todo. ¿ No es verdad?.

–  ( Callado y cabizbajo )

– Al menos ¿ habrás aprendido mucho ?.

– En realidad no.

– Lo vés, te lo advierto cada vez que tenemos una conversación, escúchame, yo te enseño todo lo que precisas saber acorde a tus pasos. Tienes toda una eternidad para deleitarte con todo lo que ahora pretendes adquirir en poco tiempo.

¿ No te das cuenta que esa gula tuya se te atraganta ?.

– ( Callado y cabizbajo  ).

– Tu silencio es elocuente.

No leas tanto, aprende a escucharme en todo momento, a veces eres sordo o así lo pareces, mantente siempre alerta,  me manifiesto  en tu interior,  en las palabras de otro caminante, y en  ocasiones en lo que en apariencia es un hecho insignificante para tu intelecto.
Y sobre todo, medita, medita sobre todo lo que cada día te sucede.

– Sabes que así lo hago. Vivo en continua alerta, creo que los demás comienzan a verme como un paranoico.

– Tengo que recordate y corregirte que has obviado, esquivado, lo fundamental, y lo sabes.

– Las obras.

– Exacto, las obras, las acciones, todo lo que hace que tu prójimo recoja y conozca los frutos del nuevo hombre en el que te estás convirtiendo. Una sonrisa, un abrazo, una mano tendida, unas monedas, unas palabras afables, un consuelo…. Tus acciones son lo que cuenta.

– Pero…

– Sí, ya sé, has mejorado, y ya veo que incluso te autoevalúas. Es original ese sistema que has ideado para, partiendo de diez en tus defectos capitales, creer que cuando te puntúes a cero los habrás eliminado.
Soy testigo de que cada semana te sometes a examen de conciencia durante tus caminatas. Muéstrame tu última calificación.

– Egoismo = 6, Orgullo = 6, Ira = 5, Envidia = 2, Codicia = 4, Gula = 4, Pereza = 5, Lujuria = 6

– Me gustó eso de que promediaras la nota de la semana presente con las anteriores, es ecuánime. Bien, no es que el Camino sea una cuestión matemática, pero en tu caso puede ayudarte si lo aplicas con total sinceridad y contrición. Me consta que eres muy autoexigente.

– ¡ Lo que tú no sepas de mí !.

– Voy a darte mi calificación:

Egoismo= 10, Orgullo = 10, Ira = 10, Envidia = 10, Codicia = 10, Gula = 10, Pereza = 10, Lujuria = 10.

– No lo dirás en serio, ¿ quieres decir que no avancé nada ?. Sabes que no es así.

– ¿ Te sorprende ? . Por tu expresión no mucho.

– De tí nada me sorprende, ni me extraña. Es lo bueno de esta simbiosis.
( Y me pinto una sonrisa burlona y afectuosa )

– Déjate de ironías, hablo muy en serio.
Para mí no has progresado nada , ¿ te lo explico o … ?.

– Creo que no es necesario. Lo que quieres de mí es que llegue a conseguir en una única semana eliminar todas mis imperfecciones porque en realidad ya no me afectan, no existen, pues todo mi ser piensa, siente y actúa como Tú. El tiempo que ello me lleve no importa, he pasado aquí muchas existencias y pasaré todas las necesarias hasta que consiga graduarme con tus notas.

– ¿ Y eso de que no quieres seguir perteneciendo a este mundo ?.

– Cuanta más Luz me das, más deseos tengo de abandonarlo, es lo que pienso y siento, no puedo evitarlo.

– Recibes Luz para ayudarte a avanzar en el Camino, recibes luz para sanar tus demonios, recibes luz para alumbrar a tu prójimo,… y esa Luz no debes usarla para justificar tu “desprecio” hacia las cosas del mundo.
El mundo es así y así está bien, tal como es, adecuado a cada alma, a cada generación, a cada pueblo y a cada nación.

– Me cuesta aceptarlo. ¿ Y la Utopía, el Reino de los Cielos en la Tierra ?.

– Los seres humanos no lo alcanzarán nunca en la realidad que creen es la realidad. Algo ya intuyes porque sé que tienes buena relación con nuestro Padre y recibes vislumbres, pero no creo que consigas verlo plenamente.

– Es cierto, vislumbro, pero no veo, al menos con la visión plena que yo desearía.

– Bien, seguiremos mañana. Buenas noches.

– Buenas noches, mi Cristo.
.

Fotos-0293_1

 

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Belleza, En clave de SOL. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¿ Te cansaste ya de mariposear ?

  1. Tomàs dijo:

    Hay pequeños gestos que a lo mejor rebajarían la calificación.
    A veces, salimos al bar de la plaza a leer el periódico, que es gratis, pero pagamos el café, que igual es más caro. En realidad nos estamos dando un “gustazo” y no nos hemos planteado que podríamos comprar el periódico y leerlo en casa, sentados en silencio junto a nuestra madre. Descubrir la grandeza del silencio, el no hacer y la presencia tranquila y callada es una de las obras que más placen al Cosmos y todos sus integrantes.
    Tu ya me entiendes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s