La transfiguración.

“Seis días después, Jesús tomó consigo a Pedro, a Santiago y a Juan, su hermano, y los llevó aparte, a una montaña alta.  Allí se transfiguró en presencia de ellos; su rostro resplandeció como el sol, y su ropa se volvió blanca como la luz.”
Evangelio de Mateo, cap 17, 1-2

La transfiguración es un método gnóstico que permite la realización de la endura. La endura consiste en sustituir totalmente al hombre mortal, aislado, producto de la naturaleza, por el hombre divino, inmortal, original, el verdadero hombre espiritual concebido en el plan de creación divino.

Es posible que esta afirmación decepcione profundamente a quienes mantienen la esperanza de poder asegurar la salvación de su yo por medio de la transfiguración. Ellos interpretan a su manera las famosas palabras de Jesús el Señor: Quien quiera perder su vida –por la endura-, la conservará -por la transfiguración . Pero puesto que la transfiguración no es otra cosa la propia endura, lo que, según las palabras de Jesús, se conserva no tiene relación alguna con ningún aspecto del ser dialéctico.

Pero la endura es algo completamente diferente a la muerte natural. El yo dialéctico, como conciencia central de la personalidad, puede estar muerto y haber desaparecido del candidato, aunque continúe viviendo la vieja personalidad de la naturaleza. La entrega de esa personalidad, por la descomposición de la materia, vendrá más tarde, lo más tarde posible, ya que la antigua personalidad puede ser empleada muy favorablemente al servicio del santo trabajo, ¡para rescatar a los hombres de la naturaleza de la muerte!
Se trata de vivificar el alma y transferirle el gobierno y la dirección de todo el estado de ser, sin poder y sin querer otra cosa que entregarse a esa dirección.

El candidato llega así al estado al que Pablo alude cuando dice:”no yo, sino el Cristo en mí”. Esto no quiere decir que en su yo natural permanezca oculto un aspecto crístico, sino que su ser está orientado hacia el alma despertada y renacida en el microcosmos.

En este camino no puede ser conservada ninguna parte de la conciencia del ser dialéctico. Lo único posible es conservar durante el mayor tiempo posible la vida de la antigua personalidad bajo la dirección del alma renacida. Vemos esto también en las figuras de Juan Bautista y Jesús el Señor, que en el sentido evangélico aparecen mucho tiempo como entidades diferentes, hasta que la primera culmina su tarea como personalidad.

Lo que se conserva es el alma que vive eternamente en el “Tao”, tal como lo denomina Lao Tse.
Ahora bien, aunque en las palabras de Jesús se habla de “conservar”, también se habla de “perder”. Aquél que acepte perder su vida por Mí, la conservará. De ello se puede deducir que si el proceso no es aceptado, éste se efectuará fatalmente en sentido contrario: Aquél que quiera conservar su vida (según la naturaleza), la perderá.

Con esto se alude a una posible desnaturalización del microcosmos que rechaza el camino de la liberación del alma. El átomo séptuple del Loto es separado del microcosmos, el microcosmos se desintegra y sus partes integrantes regresan a su origen.

El camino de la endura por la transfiguración es, pues, la única forma lógica, natural y digna para acabar con la maldición que pesa sobre nuestra existencia y para ofrecer una solución positiva al problema de la humanidad.

Decimos esto con énfasis, porque el camino gnóstico ha sido considerado a lo largo de los siglos como antinatural. Pero recorrer el camino de nuestra vocación divina no puede ser, en ningún caso, antinatural, incluso aunque a veces pueda dar esa impresión.

Piense en los conocidos fenómenos del metabolismo. Todas las células del cuerpo humano se renuevan en el transcurso de algunos años. Sabemos con certeza que en un período de aproximadamente siete años el cuerpo obtiene una estructura completamente nueva, y que tan pronto como esta nueva estructura está presente, comienza una nueva sustitución, hasta que este proceso de metabolismo es cada vez más lento y se detiene con la decadencia de la vitalidad. La esclerosis y otros factores de degeneración provocan la llegada del fin inevitable. Tal proceso no conduce a nada, a nada en absoluto, y al respecto no puede hablarse de una muerte que conduce a la victoria.

¡Cuán diferente es lo que ocurre con la endura por la transfiguración! Dicho proceso aporta también un metabolismo, pero completamente distinto. Los átomos y las células de toda la personalidad son cambiados por la transfiguración y cargados de fuerza Mercuriana, la fuerza del devenir humano inmortal. Por este metabolismo, la personalidad dialéctica pierde su carácter natural y todo el ser se transforma. La fuerza Mercuriana se concentra sobre todo en el santuario de la cabeza y transforma casi todos los órganos del cerebro, como consecuencia de lo cual surge un nuevo poder de conciencia.

Esta transformación continúa hasta alcanzar los límites extremos de una extraordinaria capacidad, hasta que prácticamente desaparecen las características peculiares del ser dialéctico, y éste pierde su dominio sobre el microcosmos, por lo que su naturaleza ya no puede prevalecer y queda neutralizado.

En ese mismo instante, como impulsado por un poderoso fuego, el cuerpo ígneo del hombre-alma se libera. Por este nuevo metabolismo, el peregrino pierde su típico ser dialéctico y, al mismo tiempo, renace el verdadero ser. Una vez cumplida su tarea, el peregrino puede desaparecer como un verdadero servidor. Entonces se produce una muerte que aporta la única vida verdadera.

¡Siga por ello con nosotros este camino de elevación hasta la verdadera victoria!

Fuente: “Transfiguración” de Catharose de Petri

Fragmento de La Transfiguración, obra de Rafael

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en DIOS, Espiritualidad, Verdad y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s