Más cosas que ahora sé de Dios… (2)

Dios es el amigo invisible que me ayuda a ver la realidad de lo visible.

Dios no está fuera de mí, yo estoy dentro de Él y Él está dentro de mí. Yo no existo, existe Él. Y lo mismo sucede contigo, con un árbol, un caballo, una rosa, una montaña, un río,…. Por tanto yo no puedo esconderme de Él aunque Él si puede ocultarse de mí, yo puedo no sentirlo pero Él siempre me siente, yo nunca seré capaz de comprenderle pero Él me comprende incluso antes de que yo necesite comprensión.

Dios siempre ha estado llamándome pero yo permanecí sordo a su llamada durante cuarenta años. Ahora comprendo que cuarenta son los días, meses o años necesarios para quebrar un corazón endurecido.

Dios prefiere el apelativo de Padre y lo comparte con gusto con quienes nos proveyeron del cuerpo.

Que la más perfecta de sus creaturas, el ser humano, es la única que no sólo tropieza dos veces en la misma piedra, sino tres, cuatro, cinco…, muchas veces y no solo tropieza, sino que cae, se desvía y se pierde. Debido a esta “torpeza” para el recto caminar es por lo que nos concede más de una vida para alcanzar nuestro destino en Él.

A Dios le hace gracia cómo nos devanamos los sesos y exprimimos las meninges intentando descubrir los secretos del Cosmos sin que antes conozcamos y comprendamos la realidad del ser humano, pues comprender quienes somos es la clave para comprender el Universo.

Que fue Él quien me salvó la vida en el río Segre, en aquella playa de Blanes, al cruzar el puente de Riudarenes, detuvo aquel autobús en Barcelona y puso su mano entre aquel camión y el coche al regresar de Madrid. También fué Él quien evitó que aquellos síntomas degenerasen en un cáncer y que la secuencia de adversidades de los últimos diez años no haya conseguido todavía hacerme dimitir de la vida.

Dios comprende que mi amor, mi capacidad de amar, sea actualmente más proclive a la Naturaleza y sus formas de vida que a los de mi propia especie. Lo digo porque le he oído murmurar en una ocasión “ Cuanto más tiempo espero que todas mis creaturas humanas fraternicen, menos esperanza me muestran de que consigan al menos respetarse como sus parientes menos evolucionados, los animales”; lo cual me parece similar a aquella cita de Lord Byron que muchas veces he usado ante la conducta humana : “ Cuanto más conozco a los hombres, más quiero a mi perro ”.

Dios creó un sofisticado y bellísimo campo de entrenamiento para sus espíritus.

Dios aparenta ser para cada uno lo que cada uno cree que Dios es.

Cuando intento sorprenderle o impresionarle con mi intelecto y me doy cuenta de que yerro, Él me consuela siguiéndome la corriente.

Cuando Dios se esconde de mí es cuando comprendo el significado más duro de la soledad. La soledad verdadera es ausencia de Dios.

Dios siempre me alertó sobre una relación que yo consideraba “casi perfecta”, pues el “casi que no lo era” albergaba la simiente de la infelicidad.

Es verdad que Dios nos confundió en Babel, pero lo hizo porque estaba convencido de que sería fácil para nosotros recuperar, establecer y usar una misma lengua vehicular para todos y así comprendiéramos que las lenguas son las verdaderas fronteras entre seres humanos.

Que hacemos bien en usar la coletilla “Si Dios quiere” porque así es, todo sucede si Él quiere.

Dios no es accesible ni comprensible por opiniones o creencias, sólo a través de la experiencia en y con Él se disipa toda duda y contradicción.

Muchos son los llamados y pocos los elegidos, significa que en este preciso instante Su llamada es para todos pero sólo unos pocos la escuchan y estos son elegidos; pero como los instantes son eternos todos acabaremos escuchando y por tanto siendo elegidos.

Dios siempre va delante de mí. Me previene a través de mi intuición. Como he sido un arrogante racionalista he necesitado millares de intuiciones y sus corroboraciones para atender siempre a mi intuición, para escucharle.

Ahora sé que la única ignorancia que debería haberme importado es no haberle conocido antes.

Algunas cosas que ahora sé de Dios ( 1 )

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en DIOS, El Bien y el Mal, En clave de SOL, Sonrisas, Varones y Mujeres.. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Más cosas que ahora sé de Dios… (2)

  1. Pingback: Algunas cosas que ahora sé de Dios… | La Verdad nos hace libres y da sentido a la vida.

  2. Ely dijo:

    La vida es el perfume de Dios, y nosotros su colonia habitual….
    A voluntad de nuestro Dios para aprender en el camino.
    Namasté

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s