La Verdad, la libertad y el sentido de la vida se hallan en tu interior.


”Hay una vida que es superior a la que en la humanidad es norma: los hombres no la vivirán en virtud de su humanidad, sino en virtud de algo que hay en ellos y es divino. No debemos escuchar a quienes exhortan a adherir estrictamente a lo que se piensa, sino vivir de acuerdo con lo más elevado que en el hombre existe, pues por pequeño que esto sea, está por encima del resto en fuerza y excelencia.”
Aristóteles.

El gran filósofo habla de un “arte de vivir” que transmuta la vida en una antesala del “Reino de los Cielos” y que es inspirado y guiado por una entidad de origen divino que se halla oculta en nuestro interior, la esencia del ser humano, el Yo real y verdadero. La filosofía era para este excelso griego el medio para hallarlo y realizar una vida plena en todos los sentidos. A lo largo de la historia pocos lo han logrado, convirtiéndose en una “misión imposible” que explica la impotencia o rendición inicial con las que la mayoría justifica las innegables “dificultades” para conseguirlo.

El Maestro Jesús nos enseñó cómo hacerlo, pero es evidente que tras dos mil años de ser difundida su enseñanza, la mayoría de los humanos no la comprenden, y a la citada misión imposible, se ha añadido la opinión extendida de que el “Reino de los Cielos” es una utopía, un lugar que no existe. No es cierto.

Jesús insistió a lo largo de su ministerio que era necesario, condición indispensable, convertirse en “niños”. Libres de creencias e ideas, capaces de afrontarlo todo de instante en instante, aqui y ahora, sin condicionamientos del pasado, cuya acumulación en la memoria actúan de barrera entre uno mismo y el Yo real, pues todo ello es lo que nos atrapa en la jungla en la que la humanidad ha convertido la vida y la sociedad desde tiempos inmemoriales, desde la “caída de la humanidad”.

“En aquella misma hora Jesús se regocijó en el Espíritu Santo y dijo: “Yo te alabo, oh Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas de los sabios y entendidos y las has revelado a los niños. Sí, Padre, porque así te agradó”. Lucas 10, 21

“Hermanos, no seáis niños en el entendimiento; más bien, sed bebés en la malicia, pero hombres maduros en el entendimiento” 1 Corintios 14, 20

Animo a quien me lea a que se interne en su ser a la búsqueda de su esencia. Al respecto, yo era un completo agnóstico, hasta que una quiebra total de las columnas que sustentaban mi hasta entonces sentido de la vida me compelió a buscarlo y lo he encontrado. Desearía que nadie necesitase un proceso tan duro como el que yo experimenté, pero también he de reconocer que ahora comprendo mejor la sabiduría que propone un sufrimiento intenso y profundo como una manera eficaz para demoler la prisión del Yo real.

Aconsejo un primer paso que consiste en identificar en uno mismo los rasgos de personalidad que han permanecido desde la infancia y de los que con frecuencia se reciben impresiones de añoranza. Pruébalo, trae a tu consciencia presente recuerdos de tu niñez; te sobrevendrá una inefable ternura, incluso si no fuiste todo lo feliz que hubieras deseado.

” Jesús llamó a un niño, lo puso en medio de ellos y dijo: — De cierto os digo que si no os volvéis y os hacéis como los niños, jamás entraréis en el reino de los cielos. Así que, cualquiera que se humille como este niño, ése es el más importante en el reino de los cielos. Y cualquiera que en mi nombre reciba a un niño como éste, a mí me recibe.” Mateo 18, 2-5

Esforzándose y siendo absolutamente sincero con uno mismo, se consigue recordar en qué momento del pasado – infancia, adolescencia o al inicio de la juventud – el Sistema, personalizado en los miembros adultos de tu entorno, consiguió mediante miedos y amenazas ( si no te conviertes en… no serás nadie y no tendrás nada ) que repudiaras tu verdadero Yo. Recordarás que te facilitaron un cofre en el que encerrar tu esencia y la forma como la enterraste en lo más profundo de ti mismo, un lugar cuyo camino de acceso olvidaste con el tiempo. A medida que cumplías años, el Sistema, amparado por la ciencia y la tecnología, te ha querido “demostrar y convencer” que no eres más que un animal racional, un montón de huesos, vísceras y neuronas.

¿ Por qué crees que el Sistema le niega su lugar a Dios ? o en otras palabras ¿ Por qué el Sistema no te ha permitido ser como tú realmente hubieras deseado ?

El Sistema, la organización y entramado de ilusiones y tinieblas, que nos gobierna y educa tiene especial interés en que Dios desaparezca de la vida social, de nuestras relaciones; de este modo al quedar relegado a una mera creencia personal resulta más fácil hacerlo desaparecer, generación tras generación, de la realidad consciente de los humanos. El Sistema lo consigue negando el apercibimiento, presencia y conexión de Dios en y con la esencia de cada uno de nosotros, que es la conciencia.

El Sistema sabe, sus líderes de forma consciente y las masas que lo sostienen de forma inconsciente, que sin Dios nunca conseguirás reencontrarte con tu Yo real.

Si recuperas tu Yo real conoces a Dios y viceversa. Es un estado en el que ambos se sienten de manera más real a la que percibes tu ego. Si descubres tu esencia, descubres la Verdad, si descubres la Verdad nunca más serás manipulado y perderás el miedo y no te someterás a las “amenazas” de falsas reglas y leyes creadas por el Sistema para que vivas angustiado en la irrealidad y la incertidumbre; leyes como la de la oferta y la demanda que es en mi opinión la principal causa de la desigualdad, la pobreza y el hambre en el mundo.

Siempre estás a tiempo de recuperar tu esencia, también a edad avanzada; de hecho, cuando te acercas al final de la vida es tu esencia la que surge y sale a tu encuentro.

Para reencontrar tu Yo real debes abrir puertas a través de las capas que has ido incorporando a lo largo del proceso de maduración de tu personalidad, este es en realidad un “proceso de desconexión” de tu ser esencial sustituido por otro ser artificial, el ego. El ego es completa y fácilmente manipulable por el Sistema para adaptarlo a la jungla social, cuya “ley del más fuerte” es de todos conocida y sufrida. En el ego mediante la educación y los medios de comunicación se “implementa” un programa de encaje social destinado a que el ser humano sea útil. productivo y sumiso. Al escribir estas líneas me hallo en una biblioteca pública y puedo comprobar una vez más que los estudiantes a mi alrededor lo confirman, todos se afanan ansiosos por llevar a cabo sus “deberes” y no percibo en ellos el menor síntoma de goce espiritual con lo que están haciendo.

Dios y tu verdadero Ser sois padre e hijo, es más, estás en Dios en una unicidad compatible con tu individualidad. Cuando estés frente a Él, tu Yo real en Dios, debes abrir tu corazón, Él entrará, ocupará su lugar y renacerás.

Los sabios de todas las civilizaciones, los filósofos,los místicos y santos de todas las culturas, y gran parte de los científicos humanistas dedicaron gran parte de su vida a la introspección, a conocerse profundamente hasta recuperar su esencia. y dejarse conquistar por ella, lo experimentaron y lo predicaron como el más noble, elevado y difícil de los objetivos del vivir: ” Conócete a tí mismo y descubrirás la verdadera vida”.

“Nada hay oculto que no sea descubierto, ni secreto que no sea conocido y puesto en claro”. Lucas 8, 18

Lo oculto, el secreto, emerge al adquirir la conciencia de quién realmente eres, y con ella de dónde vienes y donde irás – el alfa y omega -, el porqué y para qué estás aquí, el sentido de la vida.

El verdadero sentido de la vida se te revela al descubrir tu secreto, el tesoro que se halla en el cofre oculto y olvidado. Una vez conocido, una Luz inundará tu existencia, las tinieblas que emergían de tus miedos se desvanecerán, tu vida comenzará a experimentar una felicidad inimaginable. Vencido el miedo solo sentirás amor, un amor que te sanará y fortalecerá. En esto consiste trascender la vida externa y material, en reconocer y recuperar tu Yo real.

El camino de espiritualización es a la ida una búsqueda de tu Yo real y de vuelta un renacer a la verdadera vida. Entonces cuando digas “Yo soy” te darás cuenta que no eres tu cuerpo ni tu alma, que no naciste para estar sometido a sus ataduras. Tu “Yo real” , tu espíritu en Dios, será el auténtico Señor de tu existencia. Búscalo, es el mayor y más maravilloso tesoro que podrías encontrar.

” El reino de los cielos es semejante a un tesoro escondido en el campo, que un hombre descubrió y luego escondió. Y con regocijo va, vende todo lo que tiene y compra aquel campo.” Mateo 13, 44

He vivido casi cuatro décadas sin mi tesoro y gracias a la Verdad lo encontré en unos pocos meses. Cuando lo hallé, todo se iluminó, lo que me era ininteligible, oscuro o incomprensible se tornó claro y sencillo a mi mente y todo lo oculto ha ido aflorando hasta el momento presente, en el que ya ninguna puerta permanece cerrada y ninguna estancia oscura merced a la llave y la luz de un conocimiento y discernimiento que nunca imaginé.

El Reino de los Cielos no es una utopía, es el lugar real en el que habitará tu vida al emerger el ser real y verdadero que eres, que nunca se separó de Dios y con quien siempre estarás.

Tu Yo real y verdadero, la esencia de tu ser, es tu ESPÍRITU. El ser humano es ESPÍRITU, como tal es imágen de Dios, compartiendo el ser con Él, por tanto inmortal y libre; y es semejante a Dios porque el ESPÍRITU tiene poder para crear, sabiduría para resolver y aprender, y virtud para hacer el bien como hábito de conducta.

“Jesús dice: Si aquéllos que os guían os dijeran, «¡Ved, la soberanía está en el cielo°!», entonces los pájaros del cielo os precederían. Si os dijeran, «¡Está en el mar!», entonces los peces os precederían. Mas la soberanía del Reino está dentro de vosotros y está fuera de vosotros. Quienes llegan a conocerse a sí mismos la hallarán y cuando lleguéis a conoceros a vosotros mismos sabréis que sois los Hijos del Padre viviente. Pero si no os conocéis a vosotros mismos, estáis empobrecidos y sois la pobreza .
Quien se encuentra a sí mismo, el mundo no es digno de él.”

Evangelio de Tomás (Apócrifo)

Esta es la VERDAD que el Sistema no desea que conozcas. Las razones son obvias. El Sistema desde hace dos siglos intenta desviar tu atención de la Verdad creando falaces “alternativas” en forma de ideologías. Ninguna ideología libera, solo sustituyen unas cadenas por otras. La verdadera libertad comienza en tu interior y se manifesta en el exterior. Busca y comprende la Verdad y libérate para siempre.

¿ Difícil de conocer y conseguir ? . Francamente afirmo que sí lo es, necesitarás “ayuda” y la obtendrás pidiéndola de corazón y con humildad al Padre Dios, igual que cuando eras un niño; yo te doy testimonio de que esta promesa se cumple:

“Pedid, y se os dará. Buscad y hallaréis. Llamad, y se os abrirá. Porque todo el que pide recibe, el que busca halla, y al que llama se le abrirá. ¿Qué hombre hay entre vosotros que, al hijo que le pide pan, le dará una piedra? ¿O al que le pide pescado, le dará una serpiente? Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará cosas buenas a los que le piden?” Mateo 7,7-11

Post relacionados:

Dios no ha muerto, vive al final del camino

“Nada oculto, ni secreto, la Verdad es para todos

.

<

Anuncios
Esta entrada fue publicada en DIOS, En clave de SOL, Espiritualidad, Filosofía, Religión, Sabiduría, Varones y Mujeres., Verdad y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a La Verdad, la libertad y el sentido de la vida se hallan en tu interior.

  1. Pingback: Nada oculto, ni secreto, la Verdad es para todos. | La Verdad nos hace libres y da sentido a la vida.

  2. Morféo dijo:

    Increíblemente claro. Es indudable que cuando el “Ser” habla la verdad se manifiesta. No importa donde, quien y cuando, siempre es la misma, dicha de mil formas diferentes, pero siempre manifestada y transmitida por la misma fuente, “la creación”, Dios manifestado. Un abrazo con luz, amor y paz, y gracias por su apoyo y comentario de un guerrero de la luz a otro.

  3. Mariano dijo:

    Que mensaje tan esclarecedor, motivante y oportuno..!

    Sabes, que precisamente estoy ahora pasando por una fuerte crisis existencial o interior, a pesar de tantos años de busqueda espiritual. Todavia, hoy en dia siento que el mundo exterior, en especial, las personas o los eventos que me suceden, tienen un fuerte efecto o influencia sobre mi estado de animo. Especialmente, cuando percibo y siento que lo que me está sucediendo no es bueno ni correcto para mi. De verdad verdad, estoy cansado de no superar este escalón, aun cuando, muy en mi interior deseo un cambio radical.

    Me identifique mucho con tu artículo y experiencia sobre la Verdad y Libertad Interior, y de verdad es algo que anhelo profundamente. Dado que pasastes por un proceso similar, mucho te agradezco poder compartir contigo, así sea por ésta via, para que me orientes y me ayudas ha alcanzar el nivel de conciencia que tanto mi corazón desea experiementar.

    Mil gracias, en espera de tu respuesta
    Mariano

  4. Pingback: La Verdad, la libertad y el sentido de la vida se hallan en tu interior

  5. Alfredo dijo:

    Es interesante el post, creo que cada persona debe hacer una búsqueda espiritual, y seguramente las ideas que aquí propones son muy útiles, pero quiero hacer una pequeña observación:
    El ser humano tiene una dimensión psicológica-emocional, algunas personas hemos intentado arreglar algunos problemas psicológicos solo recurriendo a sistemas religiosos: cristiano, budista, etc… y creo que es un error confundir estas dos áreas bien distintas.
    Me gustaría aconsejarles que, complementario a la búsqueda espiritual, se apoyaran en la psicología moderna, y leyeran, por ejemplo, algo de Albert Ellis, creador de la escuela racional-emotiva.

    Saludos,

    • Gracias Alfredo por tu comentario.
      Como bien sabes psicología significa etimológicamente tratado o estudio del alma. Es curioso que se le haya dado este nombre cuando, y perdona lo categórico, la mayoría de los psicólogos no distinguen mente, alma y espíritu. No sé cuantos años tienes, pero si todavía no los suficientes, un día recibirás el vislumbre de tu espíritu y entonces no desearás que ninguna otra potencia esté al frente de tu vida.
      De Ellis, algo he leído, es cientifista y en lo que a mí respecta me interesa lo que está más allá de la mente sensual-racional.
      Las referencias que hago a citas de la Biblia en este post no tienen intención religiosa alguna. Dios no tiene religión.
      Un afectuoso saludo.
      Samuel Narcis

  6. Pingback: “Dios no ha muerto, vive al final del Camino”. | La Verdad nos hace libres y da sentido a la vida.

  7. El que soy dijo:

    Tu Yo real y Verdadero, El espíritu, No es semejante a Dios, sino que es Dios.
    ¿No sabeis que sois templo de Dios y que el espíritu de Dios mora en vosotros?

    El Yo, el espíritu, el que soy, es Dios, yo soy el que soy, y es el mismo en todos los cuerpos, uno mismo es todos y todos son uno mismo, como espíritu, otra cosa son las vivencias o ego.

    Adelante, que no estamos locos, y cuando muchos seamos uno, derrotaremos al anticristo y terminará este apocalipsis y engaño en el que está sumida la humanidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s