El drama de Haití y el de ser como somos.

 Hoy, mapamundi en mano, he preguntado a personas que se encontraban en una cafetería que frecuento que me indicasen donde está Haití. La cafetería pertenece a una cadena muy conocida con nombre de isla caribeña que suele estar frecuentada por personas de clase media con un alto porcentaje de jóvenes. De las personas que han accedido a contestar mi pregunta solo dos han apuntado con su dedo directamente hacia el mar Caribe, otras tres ha comenzado su búsqueda en Sudamérica, dos comenzaron a buscar en África y otra, me obsequió unas risas y un “¡Ostras tío, que sé donde está pero ahora no lo encuentro!”. Reflexiono aquí sobre esta realidad y dos noticias que aparecen en la prensa: una que el gobierno español tiene preparado 80.000 millones de euros para auxiliar a las cajas de ahorro si lo precisaran y la otra que el ex presidente Montilla cobrará 100.000 euros de por vida.

Repasemos los siguientes datos de la situación en Haití que se han publicado en El Mundo.es:

–  En 38 segundos, el 70% del PIB del país se vino abajo. El 12 de enero de 2010 Haití ya era el país más pobre del continente americano y se convirtió también en el más miserable

 –  Se estima que han fallecido por el terremoto entre 300.0000 y 350.000 personas

 –  Un año después siguen viviendo en la calle más de 1.000.0000 de personas

 –  Los gobiernos del mundo se comprometieron a aportar 10.000 millones de dólares en diez años,  es el equivalente a una cifra inferior al 10 % de la ayuda estimada para nuestras cajas de ahorro. “De este dinero se ha desembolsado el 10%, otro 30% está comprometido y un 60% está esperando” resume Eduard Mullet, jefe de la misión de estabilización de la ONU.

–  Uno de los programas de ayuda llamado ” cash for work” ( dinero efectivo por trabajo ) contrata a haitianos por cinco dólares al día para que en jornadas de ocho horas recojan escombros. Un año después solo un 5 % de los mismos han sido retirados.

–  El cólera avanza a un ritmo de 40 muertos diarios y deja ya 3.700 muertos y más de 200.000 afectados.

– Hay 10.000 ONGs trabajando en el país en total descoordinación.

La verdadera solución a este drama  y a todos los que continúan en el planeta, no la obtendremos solo con nuestro intelecto, conocimientos y tecnología. El principio del fin se halla en una voluntad férrea de alcanzar una sociedad irreductiblemente altruista y ética que debe surgir y perseverar en todos y cada uno de nosotros. Recordemos a Abraham Lincoln: ” Hago el bien, me siento bien; hago el mal, me siento mal”.

 No es necesario recurrir a ninguna ideología ni organizar una revolución para lograrlo. En realidad todos sabemos como hacerlo, lo llevamos escrito en nuestro código natural. De lo que sí precisamos es de un gran coraje para llevarlo a cabo y persistir, influenciar e inducir en nuestro entorno para extender el proceso por contagio vital.

Estamos hartos de leer y escuchar exhortaciones a la solidaridad pero la realidad es que nos trae sin cuidado lo que le ocurra a un vecino, un amigo e incluso a un familiar. Esta es la sociedad que tenemos, es la que hemos construido entre todos y/o la que hemos permitido que construyan los mismos gobiernos, líderes de todo tipo, famosos y famosetes que se indignan y rasgan las vestiduras ante las consecuencias e injusticias de un sistema del que ellos son los principales beneficiarios.  Y como muestra recordar cómo nuestros diputados se ocuparon de asegurarse una suculenta pensión con tan solo siete años de “duro trabajo”. 

 ¿ Sabéis cual es la verdadera raíz del problema ? Pues que no somos nuestro verdadero ser, nuestro espíritu. Nuestra vida se limita a lo corpóreo y lo mental. Ni siquiera reconocemos el alma, para una mayoría un concepto, un “organo” más de nuestro cuerpo relacionado con los sentimientos.

No hay nada más deseable para las élites que gobiernan el mundo que la Humanidad  crea que su existencia se limita a un cuerpo y una mente, porque para ellos es sencillo enfermar o intoxicar nuestros cuerpos y manipular nuestras mentes, al tiempo que difunden por todos los medios, directa y subliminalmente el mensaje: ” Mira como está el mundo, tienes suerte de que no te ocurra a ti ni a tu familia,  conserva lo que tienes, compra y acumula esta materia que te ofrecemos para protegerte ( mercancías, bienes y dinero )”. 

Desde nuestra más tierna infancia nos “desconectan” el espíritu. Sin espíritu, perdemos los dones, energía y valores que le son inmanentes, como la fortaleza, sabiduría, discernimiento, conocimiento del bien y el mal, intuición y  transcendencia vital. Estos proveen al ser humano de un nivel de conciencia que haría imposible la manipulación de la realidad sin provocar una inmediata reacción colectiva. 

Hace más de 30 años,  tanto yo como mis compañeros del entonces llamado B:U.P ( Bachillerato Unificado y Polivalente) teníamos una percepción del mundo más real y humana de la que actualmente tienen muchos universitarios que conozco, a pesar de que felizmente existe internet y entonces nosotros ni lo imaginábamos. Encuentro una explicación en que “in illo tempore” el entorno, familia, amigos, educadores, medios de comunicación,  sembraban nuestros espíritus y respectivas mentes con otros valores y modelos a seguir.

Desde luego entre esos modelos no hubieramos concebido el de un señor cuyo único curriculum consiste en haber sido un comunista promaoista que pegaba carteles en Hospitalet de Llobregat, que hizo carrera en el Partit Socialista de Catalunya hasta alcanzar la más alta cota de poder en esta comunidad ( sin ni siquiera saber escribir correctamente el catalán) y obtener como pago a sus esforzados y agotadores años en el ejercicio del cargo una compensación anual de por vida de 16.638.600 de las antiguas pesetas.

Respecto a iniciativas ”solidario-autopromocionales” de artistas y “pijoprogres” ¿ qué quereis que os diga ? se califican por si mismas. Preferiría que todos ellos publicasen en internet una copia del ingreso económico que han hecho para ayudar a los damnificados.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Economia, El Bien y el Mal, Globalización, Justicia, Sabiduría, Verdad y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a El drama de Haití y el de ser como somos.

  1. zambullida dijo:

    Por lo que sé del país, por lo que me han contado, parece que lo de la coordinación es casi una quimera.

  2. Saludos amigo, me parecen muy acertados tus comentarios, me gustaría intercambiar vínculos contigo. Un abrazo.

  3. Holsa Zambullida,
    Pido a perdón por un error en el post, apareció publicado un borrador con errores, ya lo he corregido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s