La crisis existencial.

“Las frustraciones, cuando no han sido superadas con la fuerza de la esperanza, pueden desembocar en una situación de crisis existencial. La crisis, sin embargo, con no poca frecuencia es solo una toma de conciencia de la realidad, la base de una conversión a la verdad: una sospecha fundada de que la vida no está sólidamente cimentada, de que quizá sea necesario desmontar toda su estructura y edificarla sobre otras bases.

La sensación de vacío puede representar un boquete de claridad que permita mirar más allá del túnel evasivo. En un momento de depresión se piensa: ¡qué extraño me he sentido hoy, como si todo lo que me parecía importante hubiera dejado de serlo! Sí, es como si todo lo que estaba encima se hubiera puesto debajo… No se da uno cuenta, sin embargo, de que precisamente en ese momento ha sucedido algo muy significativo: por un momento se ha levantado el velo de la mentira cotidiana y se ha llegado a vislumbrar un retazo de la realidad de uno mismo y de Dios.

Después de haber escrito estas líneas, me ha impresionado mucho encontrar, narrada en una página de Thomas Mann -Nobel de Literatura- el sentimiento del personaje central de su libro Los Buddenbrook. Esta fuerte impresión se debe justamente a lo similar de esta experiencia con lo que acabo de escribir: Buddenbrook, empresario inteligente y culto, hombre de extraordinaria proyección social, millonario, se encuentra en su magnífica biblioteca… en un momento de sosiego y silencio, mirando los magníficos anaqueles de caoba, repletos de sabiduría, tuvo un momento de conmoción, de perplejidad: no entendía el significado de su vida. «Mi vida… mis posesiones… mi cultura… todo eso ante mi mirada opaca, sin brillo, no es nada. No era esto lo que buscaba. He comenzado a estar insatisfecho de mí mismo. Rico, prestigioso, con una mujer guapa y unos hijos inteligentes; podría decirse que tengo todo lo que un hombre sensato puede desear… y, sin embargo, me siento insatisfecho… como si un amor más alto… un sentimiento más profundo de la existencia me llamara… me he sentido como si estuviese hueco, vacío… he recordado entonces ese sentimiento que me conmovía en la cumbre de los más altos picos, o en la orilla del mar, o cuando mi madre me hablaba de Dios… ¿Estaré teniendo nostalgia de Dios? ¿Será que esta sensación que ahora tengo va a ser un simple paréntesis en mi vida o será que ahora empieza a disiparse la niebla de la superficialidad y comienzo a mirar con detenimiento la profunda realidad de mi existencia?».

Estas sensaciones recogidas por Mann han estado, de alguna manera, presentes en muchos de nosotros a lo largo de nuestras vidas, coincidiendo con momentos especialmente sensibles… Por cualquier circunstancia, porque una melodía despertó nuestra sensibilidad; porque una fiesta familiar evocó en nosotros a nuestros padres o un día, visitando los lugares en que transcurrió nuestra infancia, nos hemos sentido niños otra vez; porque nos han conmovido las palabras y el ejemplo de un amigo, o un gesto de ternura; porque una enfermedad ha guiado nuestros pasos a la necesaria quietud de una cama; porque un dolor inesperado, una contrariedad, nos ha obligado a concentrarnos en nosotros mismos; porque sentimos la separación de un ser querido o por cualquier situación semejante, hemos venido a comprender que entre lo que somos y lo que queríamos ser mediaba un abismo; que entre nuestra alma y Dios -para el cual hemos sido creados y por el que, sin saberlo, suspirábamos se levantaban las paredes del túnel por las que nuestra existencia resbalaba oscuramente… Entonces es cuando pensamos: he entrado en crisis. Y pensamos que conviene ir al psiquiatra.

Pero, algo dentro de nosotros nos dice que lo que sentimos no es una enfermedad de la mente que exija un médico, sino una realidad bien diferente: como si comenzaran a desmoronarse los muros del túnel por el que nuestra vida se iba desviando… como si por primera vez nos preguntáramos en serio: ¿cuál es el sentido de mi vida?.

A este respecto escribe acertadamente Frankl: «preocuparse por averiguar cuál es el sentido de la vida no es… ni una enfermedad ni un fenómeno patológico; antes, al contrario, debemos cuidarnos mucho de pensar tal cosa… Preocuparse por averiguar el sentido de la vida es lo que caracteriza justamente al hombre en cuanto hombre -no se puede imaginar a un animal sometido a estas preocupaciones-, y no nos es lícito degradar esta realidad que vemos en el hombre (incluso siendo esto lo más humano del hombre) a algo excesivamente “humano”, a una especie de debilidad, de enfermedad… de complejo. Podríamos incluso decir que es todo lo contrario».

Seguidamente, el mismo autor nos dice que lo raro no es perder la paz preocupándose por el sentido trascendental de la vida, sino precisamente lo contrario: vivir como un «homúnculo», sin verticalidad, sin una explicación última de la propia existencia. Y habla de forma muy significativa de enfermos psicóticos que solo en sus intervalos de normalidad tenían preocupaciones sobre el sentido de su vida.

Por eso decíamos antes que muchas veces se denomina crisis a lo que es un despertar, un abrir los ojos a la realidad y sentir esa tremenda nostalgia que lleva consigo la ausencia de Dios… una claridad que consigue traspasar las espesas paredes de un túnel.

Existen hombres que viven en un mundo de claridad. Hay otros que, como hemos visto, súbitamente sienten una invasión de luz en el túnel de su vida; son momentos privilegiados que piden un despertar, un cambio de actitud, quizá incluso una conversión.

Las crisis existenciales son como los hilos con los que Dios nos ata al sentido verdadero de nuestra vida. La conversión está precedida, con mucha frecuencia, por una crisis. Y la crisis viene a ser como una luz que lleva a la conversión.”

Del libro “En busca del sentido de la vida” de Rafael Llano Cifuentes

Anuncios
Esta entrada fue publicada en DIOS, Espiritualidad, Sabiduría, Varones y Mujeres., Verdad y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s