A contracorriente, hablando bien de los curas.

Siento afección por las personas bondadosas y devoción por las que hacen de la bondad su camino de vida.

Por ello y al margen de consideraciones religiosas traigo a esta bitácora el descubrimiento de una persona fallecida el pasado febrero a los 42 años y de cuya personalidad tampoco supe el día que los grandes medios se hicieron eco de que había sido una de las dos víctimas de un accidente de montaña, puesto que no citaron su nombre ni el más mínimo dato de su biografía. Al sepelio de este “desconocido” acudieron entorno a tres mil personas. ¿Por qué?.

Buscar la respuesta es lo que movió a Juan Manuel Cotelo, cineasta, a profundizar en la figura de PABLO DOMÍNGUEZ, sacerdote.

Si como yo perteneceis al colectivo de seres humanos en busca de la Verdad, basta con que veais los cinco primeros minutos de la película “La última cima” para querer saber más.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Belleza, Sabiduría, Verdad. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a A contracorriente, hablando bien de los curas.

  1. zambullida dijo:

    Maravillosa película. Eso sí: me la pasé llorando. Se la he recomendado a un montón de gente y todos han salido encantados del cine.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s