Simples, maravillosamente simples.

Traigo aquí el texto de un buen amigo cuyo contenido comparto totalmente invitandoos a que visiteis su interesante bitácora.. Helo aquí:

*******

Recientemente leí que alguien había publicado un estudio en el que se afirmaba, como conclusión, que los hombres muestran una clara predisposición genética a la infidelidad. Lo primero que pensé fue: “¡Chicos, tranquilos!. Ya podemos ser infieles cuantas veces queramos. Si nos pillan, el argumento es claro. Por más que intentemos lo contrario el “jodido” gen nos ha conducido de forma irremediable a ser generoso con otras mujeres.”

Más allá del convencimiento absoluto de que este estudio es el argumento de un hombre reiterada y cónicamente infiel, para justificarse primero ante sí mismo y después ante su pareja, lo cierto es que lo que sí es el hombre, y sin necesidad de estudios maquillados de ciencia, es de una simplicidad absoluta. A veces demasiado. Por ello, seguramente otro hombre, cuyo problema con las mujeres no era la infidelidad sino una incapacidad manifiesta por entenderlas, redactó este decálogo, cuya opinión me reservaré para el final.

1. Los pechos están hechos para ser observados, y eso es lo que hacemos. No intentes cambiar eso.
2. Aprende como usar el inodoro. Tú ya eres una mujer mayor. Si está la tapa arriba, la bajas. Nosotros la necesitamos arriba, tú la necesitas abajo. Tú no nos oyes discutir porque tú la dejaste abajo.
3. Sábado = Deportes. Es como la luna llena o el cambio de las mareas. Déjalo estar.
4. Ir de tiendas NO es un deporte. ¡Y no! Nunca vamos a pensar que sea así.
5. Llorar es chantaje.
6. Pide lo que quieres. Vamos a aclararlo de una vez: Indirectas sutiles ¡No funcionan!, Indirectas fuertes ¡No funcionan!, Indirectas obvias ¡No funcionan! ¡¡¡SÓLO DILO!!!
7. ‘Si’ y ‘No’ son respuestas perfectamente aceptables para casi cualquier pregunta.
8. Ven con un problema solo si quieres que te ayudemos a resolverlo. Eso es lo que nosotros hacemos. Compasión es para lo que están tus amigas.
9. Un dolor de cabeza de 17 días es un problema. Ve al médico.
10. Cualquier cosa que hayamos dicho hace 6 meses es inadmisible en un argumento. De hecho, todos los comentarios se vuelven nulos y caducan a los 7 días.
11. Si crees que estás gorda, probablemente lo estés. No nos preguntes a nosotros.
12. Si algo que dijimos puede ser interpretado de 2 formas, y una de ellas te hace sentir triste o enojada, siempre quisimos decir la otra.
13. Vosotras no podéis pedirnos que hagamos algo como queréis que se haga. No ambas cosas. Si tú ya sabes cuál es la mejor forma de hacerlo, hazlo tu misma.
14. Cristóbal Colón no necesitó preguntar direcciones. Nosotros tampoco lo necesitamos.
15. Todos los hombres tenemos vista en 16 colores. Melocotón, por ejemplo, es una fruta, no un color. Nosotros no tenemos idea lo que es el “Malva”.
16. Si algo pica, debe ser rascado. Nosotros lo hacemos.
17. Si preguntamos “¿qué pasa?” y respondéis “Nada” vamos a actuar como si no pasara “nada”. Sabemos que mentís, pero no vale la pena tomarse la molestia.
18. Si haces una pregunta que no quieres que te respondan, espera una respuesta que no quieres escuchar.
19. Cuando vamos a algún sitio, absolutamente cualquier cosa que te pongas te queda bien. En serio.
20. No nos preguntéis qué estamos pensando a menos que estéis preparadas para discutir temas como: Sexo, deportes o coches.
21. Tienes suficiente ropa.
22. Tienes muchos zapatos.
23. Estoy en forma. Redondo es una forma.

Como conclusión, hoy dejaré una duda sobre la pretensión de este decálogo: ¿muestra sin fisuras la simplicidad del cerebro del hombre en cuanto a su relación con las mujeres?, o bien ¿muestra en sí misma la complicación del género femenino?. Lo dejo a vuestra interpretación.

Lo que es cierto es que por cada “decálogo” como este puedes encontrar 10 en sentido contrario, al igual que los chistes, por cada chiste machista, 10 de feministas y, a su vez, por cada uno de estos 10 de los primeros, ….. Así que seáis hombre o mujeres tomaros esto con buen humor que en los tiempos que corren es un bien escaso.

Ir al blog Tal como lo veo

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sonrisas, Varones y Mujeres.. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Simples, maravillosamente simples.

  1. Francesc dijo:

    Gracias a este espacio por publicar mi humilde reflexión que no deja de ser, desde el humor, un paseo por las, siempre dificiles, relaciones entre los hombres y las mujeres.
    Francesc

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s