Los Montilla se desean “Guten Morgen” en lugar de “Bon dia”.

La obsesión de los políticos nacionalistas por sus respectivas lenguas tiene una explicación lógica.

Saben que la globalización es un proceso imparable y que cada vez será más difícil acceder a una buena posición laboral y saben bien que al igual que sucede  en los paises africanos, las lenguas nativas son la principal barrera para que sus hablantes prosperen.

Líderes como el presidente de la Generalitat,  “Pep” Montilla obligan a sus “subditos” a comunicarse en una lengua “identitaria” que limita el cerebro de sus hablantes a una perspectiva de vida con un radio máximo de 150 kilómetros desde la cocina de su casa.

Su esposa Anna Fernández,  pluriempleada en 15 cargos públicos, lo tiene claro:

“Los niños saldrán de allí dominando perfectamente el alemán y el inglés. Es una maravilla.  Sólo por saber alemán ya enccontrarán trabajo. Es como tener una carrera”.

“El catalán lo hablan, pero lo escriben con muchas faltas”

En Catalunya te multan si rotulas tu establecimiento en castellano ( español ), pero no si lo haces en  inglés.

La esquizofrenia catalana no tiene límites, pero sí seguidores: Euskadi  y Galiza.

Noticia original en Gaceta.es

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Verdad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s